corta-fuego.jpg

Puerta Corta Fuego

Las puertas son complementos que se utilizan para dividir el espacio de una construcción con el objetivo de dar distintas funciones a cada una de las estancias. Sin embargo, una puerta corriente no sirve de nada cuando se trata de la seguridad de las personas.

Las puertas contra incendio, por el contrario, sirven para dotar a las construcciones de espacios seguros. Así, en caso de incendio, la puerta aísla la estancia afectada por el fuego y permite evacuar el edificio y extinguir el fuego de forma más rápida y segura.

Las puertas cortafuego pueden ser de metal, madera, o vidrio, y se instalan en zonas estratégicas de una construcción para dividir el espacio en sectores. Cuanto mayor sea la construcción, más sectores tendrá. Así, si uno de los sectores se incendia, la puerta cortafuego dificultará que el fuego y el humo se propaguen al sector contiguo. Por tanto, su función es evitar que el incendio se propague, permitir la evacuación segura, y facilitar el rescate y la extinción del fuego.